QUESO MANCHEGO AÑEJO

NUESTROS QUESOS MANCHEGOS AÑEJOS

Mostrando el único resultado

El queso manchego añejo es uno de los manjares más exquisitos y tradicionales de nuestra gastronomía española. Se caracteriza por su alto contenido nutritivo y enorme calidad. En nuestra tienda online puedes comprar queso manchego añejo de la firma Sánchez Rojas. Este queso añejo manchego está elaborado con la mejor leche cruda de oveja.

Tiempo de maduración del queso añejo

En nuestra tienda online podrás conseguir verdaderas exquisiteces como el queso manchego añejo artesano ecológico con leche cruda de Sánchez Rojas. Uno de los quesos de la Mancha con denominación de origen que tiene un sabor único. Pero, para conseguir un producto tan auténtico es necesario conocer el proceso de maduración y curación.

Por ejemplo, este queso de la familia Sánchez de Rojas se caracteriza por su elaboración minuciosa y una materia prima de máxima calidad como la leche ecológica pasteurizada de oveja manchega, con una maduración de 2 a 3 meses.

Pero, para obtener un buen queso añejo hay que cuidar mucho la materia prima y prestar especial cuidado al método de elaboración. Esto es lo que permite ofrecer una amplia gama en curaciones y sabores.

Los diferentes quesos de oveja, como el manchego o el roquefort, deben pasar por ciertas fases hasta llegar al proceso de curación. La leche tiene que ser previamente cuajada, moldeada y prensada antes de que se añadan los fermentos.

Una vez que se han introducido en los moldes correspondientes para conseguir la forma adecuada, se puede proceder al secado, según las condiciones de humedad ambiental y la temperatura correspondiente. El tiempo de maduración del queso añejo varía y esto es lo que permite que tenga una personalidad única para cada uno de ellos.

En la última fase de la elaboración del queso añejo es cuando hay que cuidar al máximo la temperatura, la ventilación y la humedad. A lo largo del proceso se observa su evolución. Un tiempo que puede ser de varios meses.

Un queso añejo puede tardar en madurar hasta un año, a diferencia de un semicurado que solo necesita un par de meses, o un queso curado, que no supera los seis. El tiempo de curación del queso añejo, por lo tanto, es superior al del resto, por lo que solo es recomendable para los paladares más exigentes porque los sabores son mucho más profundos. Esta es una excelente opción gourmet para los hoteles y restaurantes.

Por lo tanto, la maduración del queso añejo manchego es un proceso clave para lograr el resultado final. En este caso, hablamos de un periodo de entre 9 a 12 meses, periodo de tiempo en el que el queso debe secarse. La variedad añeja se caracteriza por ser la más seca gracias a su corteza natural.

La pasta del queso puede ser en color blanco hasta adoptar una tonalidad amarillenta. Las cortezas también pueden presentar una tonalidad verdosa-negruzca por los mohos desarrollados durante la maduración.

Conservación correcta del queso añejo manchego

La conservación del queso añejo también es de vital importancia para conseguir ese sabor y la textura que ofrece. Lo recomendable es usar un lugar fresco y seco con temperaturas que comprendan entre los 4 y 8 º C. Esto permite que pueda conservar todos sus matices y propiedades.

Esto quiere decir que la humedad y la temperatura adecuada influyen considerablemente en este producto. Incluso, la luz no es la mejor opción para garantizar una buena conservación. La luminosidad puede actuar sobre el queso como un oxidante y provocar un envejecimiento prematuro.

Está claro que para lograr un queso compacto con un color homogéneo, un aroma intenso y cierto toque tostado se necesita de un buen clima.

A nivel casero, si se necesita conservar un buen queso manchego añejo, se puede envolver en papel film transparente o colocar en una quesera para que no se agriete. Si se introducen las cuñas en recipientes herméticos se puede conseguir una duración más duradera.

Además, se recomienda colocarlo en la zona más baja de la nevera. Aunque, antes de su consumo deberá ponerse a una temperatura de 20 ºC aproximadamente. Esta es la única forma de apreciar su sabor en su totalidad.

Si la temperatura es muy baja porque es invierno, se podría dejar fuera del frigorífico. Pero lo más normal es sacarlo del frigorífico unos 30 minutos antes de su consumo.

Comprar quesos manchegos es apostar por un sabor fuerte y muy sabroso. No solo deslumbran al consumidor más exigente, sino también a los restauradores y gastrónomos con mayor prestigio.

Fácilmente se puede reconocer este tipo de queso manchego añejo por su corteza, ya que la consistencia es bastante dura y está libre de parásitos. Su olor es bastante intenso, incluso puede tener matices picantes en los más curados. ¡Haz tu compra online en este momento o solicita información sin ningún tipo de compromiso!